viernes, 16 de octubre de 2015

TTouch en Montevideo

Por segundo año consecutivo se ha celebrado el seminario introductorio de 2 días de Tellington TTouch en Montevideo. Este año la sala era muy acogedora y permitía una mayor participación de los asistentes que fueron fantásticos, entregándose en cada momento al trabajo, colaborando y compartiendo.

Agradecemos a todos los perros que nos permitieron aprender y, como siempre, son nuestros mejores maestros.

Vimos algunas transformaciones, como la de Río que, con sus coleteros en las patas traseras, pudo caminar de manera mucho más natural, y con el arnés y correa de doble enganche estaba mucho más equilibrado.

Luna, pastor del Cáucaso, fue la modelo por excelencia.

Una experiencia realmente linda.













miércoles, 23 de septiembre de 2015

TTouch en Madrid

Nuevas citas en Madrid para explorar las técnicas que nos ofrece el Método Tellington TTouch.

Introducción a Tellington TTouch
1 día
Madrid
29 de noviembre 2015


Y ya para el nuevo año ...
 
Avanzando con Tellington TTouch 
1 día
Madrid
24 de enero de 2016

Contacto:
Nuria:  nfrancesf@gmail.com

sábado, 12 de septiembre de 2015

Proceso post-operatorio con TTouch y Zoofarmacognosis


-->


 A finales de agosto Miranda fue esterilizada. Siendo una perrita tan nerviosa resultó no ser fácil la anastesia pero la intervención se hizo con éxito.  De hecho la veterinaria dijo que fue providencial porque tenía el útero y los ovarios inflamados y posiblemente habría sido necesario realizar esta operación en algún momento futuro.


Miranda saliendo de la anestesia
La traje a casa todavía medio dormida pero volvió en sí durante el viaje y permaneció tranquila.  Con su collarín inflable puesto la dejé tumbada en su camita. A las 24 horas estaba completamente recuperada, comiendo y totalmente activa. A las 48 horas, sin embargo, vi un rastro de fluido teñido de sangre por la casa.  No me preocupé porque cierta pérdida es normal.



Pronto me percaté de una circunstancia con la que no había contado - el instinto maternal de Ophelia, que se esmeraba en querer mantener limpita a su hija lamiéndole la herida. Miranda, por su parte, aceptaba de muy buen grado estas atenciones y hasta las buscaba porque con el collar puesto no podía alcanzar la herida ella misma, pero sobre todo porque me imagino que ya empezaba a sanar la herida y le picaba.  Su estrategia era tumbarse patas arriba o levantar la pata para facilitar el acceso.



Sin embargo no me hizo mucha gracia este desarrollo porque me di cuenta de que faltaba un punto de  sutura y la herida estaba un poco abierta. Ya había empezado a aplicar la arcilla verde para secar la herida y mantenerla sana y libre de patógenos, así que dupliqué los esfuerzos en ese sentido. Además, intenté mantener a Miranda aislada cuando no podía vigilar de cerca lo que estaba ocurriendo.  Esto no era fácil y me partía el corazón porque está muy "enmadrada" y le gusta la compañía de Sasha. Otro inconveniente de esta pérdida de fluidos fue que olía como si estuviese en celo, de manera que a  Sasha le interesaba mucho.



Después del fin de semana opté por llevarla a la veterinaria para que viese el estado de la herida - tarea harto dificil debido al carácter tan nervioso de Miranda.  No quería que la tocase y se retorcía.  Aquí pude experimentar de nuevo la eficacia de TTouch. Empecé a hacer TTouch por todo el cuerpo, pero sobre todo tortuga a la altura de los hombros, de manera que se tranquilizó y la veterinaria pudo examinar la herida e incluso tocarla. Como estaba muy sana, decidimos seguir con el régimen empleado hasta ese momento.



¿Será lo suficientemente grande?
Lo que sí decidimos hacer fue cambiar el collarín porque el de tamaño pequeño (10cm) le quedaba bien pero, al intentar llegar a la herida, el borde podía rozar el abdomen. La talla siguiente es de 15cm de manera que le queda muy amplia.  Al principio le costó trabajo ajustar sus andares a ese trasto tan grande que tropezaba con los escalones y cualquier otro obstáculo, pero después de unas horas lo había conseguido: ya medía mejor las distancias y las alturas. Fue gracioso verla caminar porque se balanceaba la cabeza de un lado para otro como esos perritos de juguete que mucha gente lleva en la bandeja posterior del auto.



Para darle un poco de descanso en los momentos en que la podía tener bajo vigilancia, le quitaba el collarín "isabelino" y le ponía el collar inflable de Kong. El tamaño pequeño lo compré para las gatas pero sirvió perfectamente.



La estrategia siguiente fue hacer una sesión de TTouch por las tardes. Con los ttouches Miranda se relajaba por completo de tal manera que se ponía patas arriba, lo cual me daba la oportunidad de examinar bien la herida y aplicar la arcilla verde dentro de la misma y alrededor de ella. Estaba sanísima y cada día se cerraba más.



A fin de evitar las atenciones maternas durante la noche hicimos una "chaquetita" de algodón, amplia para que no rozase el abdomen, pero ¡Miranda tiene parentesco con Houdini!  Funcionó muy bien hasta que descubrió cómo quitarla (Todavía no sé cómo logró sacar las 4 patas).  Luego, al día siguiente, consiguió quitar el collarín y tardé todo un día en encontrarlo ¡porque estaba debajo de un arbusto en el jardín!



La selección de sustancias de zoofarmacognosis fue muy interesante.  Durante las primeras 48 horas seleccionó primordialmente aceites para el dolor como la gaulteria y el abedul. También mostró interés por el aceite de rosa.



A partir de entonces cambió su preferencia y empezó a elegir aceites relajantes y otros relacionados con el sistema hormonal femenino: lavanda, geranio, salvia clarea y rosa. En cuanto a la rosa mostró una preferencia clara por el aceite esencial (Rose Otto) dejando el absoluto de rosa en segundo lugar.



Aproveché la situación para experimentar con algunos de los aceites adquiridos en Argentina y Uruguay. Seleccionó el aceite de copaíba que tiene propiedades antisépticas, anti-inflamatorias y cicatrizantes. El otro gran favorito fue el aceite de carobá del Uruguay que también es bactericida, antiséptico y  anti-inflamatorio. A partir del segundo día de ofrecer estos aceites éste es el que prefería. Realmente hay que reconocer que la naturaleza es verdaderamente sabia.



Miranda durante varios días también aceptó ingerir aceite macerado de hipérico, lo cual no es de extrañar ya que el hipérico combate el dolor y en términos homeopáticos es el remedio por excelencia para las heridas quirúrgicas y para heridas con daño neurológico.  Por lo tanto, le di también hipérico homeopático 30CH. A los pocos días dejó de tomarlo y esto coincidió con la sanación casi completa de la herida.



La conclusión de esta experiencia es que me alegro sobremanera de poder contar con estas dos terapias, TTouch y zoofarmacognosis, que han contribuido a eliminar dificultades de manejo, tranquilizar y sanar la herida.



© Mary J. Rodríguez

sábado, 8 de agosto de 2015

A la altura de las circunstancias


 
Viendo la interacción entre Sasha y las dos negritas, me acuerdo mucho de la época en que me incorporé por primera vez a la vida laboral como profesora. Me di cuenta en seguida de que no podía ser tímida, sino que tenía que proyectar una imagen adecuada que convenciese a los estudiantes, que casi tenían la misma edad que yo, de que efectivamente merecía respeto como profesora.

Sasha se ha dado cuenta de que las dos negritas son párvulas, y que tienen grandes lagunas en su formación.  Como buen beardie, él es por naturaleza bullicioso y se excita cuando cree que va a ocurrir alguna cosa que merece la pena.  A la hora del paseo se excitaba cuando veía que yo bajaba su arnés y la correa.  Se controlaba, pero estaba excitado. Ahora a la hora del paseo se queda parado delante de la puerta con un porte de gran dignidad como diciendo, "Mirad, niñas, así se hace. Hay que quedarse quietas para que se pueda poner el arnés. Así salimos antes"

Cuando llegamos al cruce antes del parquecito, se queda quieto y tranquilo incluso antes de que yo le pida que lo haga.  Ophelia y Miranda están todavía aprendiendo las normas para cruzar la calle y las palabras que les indican lo que tienen que hacer.  Así, no cruzamos la calle hasta que  quede la correa floja tras haber dado la señal de parada ejerciendo presión hacia arriba. Sasha las mira y espera como si hubiese comprendido "Ah, ya entiendo, estas pobres todavía no saben lo que tienen que hacer ... ¡paciencia!" 

Cuando él daba su paseo sin ellas caminábamos de forma fluida - sin prisa pero sin pausa.  Ahora, sin embargo, ha comprendido que las dos peques son más lentas debido a su afán de investigarlo todo, y espera pacientemente hasta que lleguen hasta él.

Durante el paseo de la tarde pasamos por delante de un jardín donde reside una gatita a la que damos de comer.  Ella confía en Sasha porque lo conoce desde siempre, pero Ophelia y Miranda están aprendiendo que ella forma parte del entorno y que no deben perseguirla.  Sasha se para tranquilo delante de la gatita enseñándoles un comportamiento ejemplar. Ahora ellas se han dado cuenta y se quedan expectantes ante la gatita que, por su parte, es muy sabia porque no corre sino que se queda parada y se acerca a ellas hasta dos centímetros del hocico. De todos modos, lo deja claro que cualqueir movimiento en falso puede accarear consecuencias desagradables. El mensaje les ha llegado alto y claro.

Miranda, por su parte, ha decidido que Sasha es "el primo Zumosol*" y lo sigue a todas partes con expresión de admiración total, desplazando así su dependencia para con su mamá.

Si imaginamos que Ophelia y Miranda ocupan la primera planta y que Sasha está en la segunda, es obvio que él lleva ventaja en cuanto a altura.  Se ha dado cuenta y aprovecha.  Cuando estamos de paseo y ha hecho algo para "enseñar" a las peques, luego se acerca y me mira como diciendo "¿Ves? Lo he hecho muy bien ¿verdad?  Ahora ¿no mereceré un premio? Estas enanas no se enterarán..." Efectivamente no se enteran, y él se aleja de nuevo contento con su estatus.

Sasha ha aceptado de buen grado este papel de responsabilidad, y la verdad es que está respondiendo a las mil maravillas. ¿Será que crecemos para cumplir con los retos que nos lanza el universo?

*  Para los que no conocen al "Primo Zumosol"  es un personaje de los anuncios de la marca de jugos de frutas.  Cuando el niño ve algún peligro proveniente de otros niños, llama a su "Primo Zumosol", grande y fuerte, que llega para apoyarlo y socorrerlo.

viernes, 7 de agosto de 2015

Mapas Sensoriales

-->

"... estudios fisiológicas revelaron dos principios relativos a los mapas sensoriales. Primero, tanto en los seres humanos como en los monos cada parte del cuerpo está representada sistemáticamente en la corteza. Segundo, los mapas sensoriales no son meras réplicas directas en el cerebro de la topografìa superficial del cuerpo.  Por el contrario, implican una distorsión espectacular de la forma del cuerpo pues cada región está representada en proporción directa a su importancia para la percepción sensorial y no en relación con su tamaño. Así, las yemas de los dedos y la boca, regiones extremadamente sensibles para el tacto, tienen un representación mucho más grande que la piel de la espalda, más extensa pero menos sensible. Esa distorsión en la representación refleja la densidad de la inervación sensorial en diferentes zonas del cuerpo. Woolsey descubrió luego distorsiones similares en otros animales experimentales; en los conejos, por ejemplo, la cara y la nariz tienen la representación más grande en el cerebro porque son las herramientas primordiales que utiliza el animal para explorar el ambiente. Además, ... la experiencia puede modificar esos mapas internos."



En busca de la memoria: Eric R. Kandel.

jueves, 6 de agosto de 2015

Diferentes Visiones del Mundo

-->

Todos los beardies que hemos tenido han compartido una forma similar de percibir el mundo. Lo suyo es "el panorama amplio".

Cuando Sasha sale de paseo, toma nota de todo lo que ocurre en su entorno, como si estuviera anotando las cosas por si en un momento determinado del futuro le pudieran servir.  Por ejemplo, en el paseo matinal, cuando damos de comer a los gatos callejeros, rápidamente se da cuenta si algo ha cambiado desde el día anterior o si hay una persona "intrusa", pero archiva esta información sin necesidad de indagar en profundidad a no ser que considere que tiene algún interés especial para él. Sabe donde se deja la comida para cada grupo de gatos. A la ida no se le ocurre ni mirarla, pero a la vuelta, si no la han terminado, considera que es legítimo comer los granitos que hayan dejado.

Desde que están las dos pinschers mini me he dado cuenta de cuán diferente es su forma de ver el mundo. Donde Sasha toma nota y archiva, ellas sienten una necesidad imperiosa de examinar cada cosa de forma minuciosa.  Mamá, Ophelia, parece un cerdito porque, en su afán de explorar cada milímetro del entorno mientras da su paseo, emite unos gruñidos exactamente igual que los cerdos. Miranda avanza muy lentamente porque no deja nada sin investigar.

Así, en términos empresariales, supongo que Sasha será el gerente estratega mientras que Ophelia y Miranda serán las encargadas del los detalles minuciosas del día a día.

¡Es realmente chocante y a la vez divertido ver esta diferencia de postura y de actitud!

domingo, 2 de agosto de 2015

La Importancia de la Pausa en TTouch

-->
La siguiente cita del libro "En busca de la memoria" nos resalta la importancia de la pausa en todo el trabajo de Tellington TTouch. La clave reside en los períodos necesarios para que una memoria pase de la memoria de corto plazo a la memoria de largo plazo. El autor es  Eric Kandel, premio Nobel de medicina y nos relata un experimento realizado por los psícólogos alemanes Georg Müller y Alfons Pilzecker en 1900.

"Usando las técnicas de Ebbinghaus, solicitaron a un grupo de voluntarios que aprendieran una lista de palabras sin sentido a fin de recordarlas 24 horas después, cosa que los sujetos no tuvieron dificultad en hacer. Luego solicitaron a un segundo grupo de voluntarios que aprendieran la misma lista con el mismo número de repeticiones, pero además les proporcionaron otra lista de palabras que deberían aprender inmediatamente después de haber aprendido la primera. Veinticuatro horas más tarde los voluntarios de ese segundo grupo  no pudieron recordar la primera lista. Por el contrario, un tercer grupo de voluntarios a quienes se se les hizo aprender la segunda lista dos horas después de haber aprendida la primera no tuvieron dificultad para recordar la primera 24 horas después. Estos resultados indicaban que en la hora posterior al aprendizaje, cuando la primera lista estaba aún en la memoria de corto plazo y, tal vez, en las etapas iniciales de la de largo plazo, la memoria era todavía lábil. ... Transcurridas dos horas o más y consolidado el recuerdo, éste adquiere estabilidad por algún tiempo y no se esfuma tan fácilmente."

Esta información es importante no sólo pare el trabajo de TTouch sino también para el adiestramiento, agility etc.

sábado, 11 de julio de 2015

Trabajando en Serio


-->
 Si el comportamiento de Sasha durante la llegada de las dos "negritas" y el celo de Miranda me confirmó la importancia de una buena enseñanza desde pequeñito, la falta prácticamente total de educación de Ophelia y Miranda me ha reforzado esta opinión.

Al haber vivido los primeros años de su vida como perra de cria, Ophelia tuvo pocas oportunidades de recibir una educación. Miranda nació poco antes de su abandono por lo que tampoco disfrutó de una educación temprana.  Desde su adopción por mi amiga vivieron las dos muy felices en un apartamento dando sus paseos diarios, pero, como su ángel de la guarda ya estaba enferma cuando las reocogió, no tenía ni las fuerzas ni las ganas para dedicar tiempo y esfuerzo a una educación en serio.  Lo único que sabían cuando llegaron era atender a su nombre, que no es poco porque su nombre fue cambiado después de ser rescatadas, y "A dormir" cuando se retiraban a su cama. Desde el lado positivo, sí pasaron mucho tiempo en la calle y en situaciones sociales por lo que se comportan muy bien en una cafetería o restaurante.

Ya hemos comentado la obsesión de Ophelia por la comida que la inducía a excitarse demasiado a la hora de comer. Este problema pudo ser atenuado con la introducción de la bandeja con pelotitas entre las cuales se desparramaba la comida seca para que así se entretuviese buscando las bolitas mediante el olfato. Se ha progresado aún más en este sentido con la transición a una dieta natural.  Parece que esta comida le satisface más tanto física como psicológicamente, de manera que, aunque todavía se excita a la hora de comer, no demuestra las mismas ansias de antes, y durante el resto del día no está obsesionada por buscar entre las basuras por lo que el cubo de la basura ya puede estar en su lugar normal ¡y no sobre la encimera de la cocina!

Observándola, se pudo apreciar que Ophelia tiene una gran necesidad de ejercitar la boca por lo que cada dos días o así se les da a los tres un hueso carnoso que la entretiene durante un buen rato. Esta actividad bucal  también contribuye a calmar la obsesión por la comida.

Otro aspecto de su comportamiento que reclamaba una intervención urgente era la manera de caminar con la correa.   Estaban acostumbradas al arnés, pero un arnés de un solo punto de enganche en la espalda con lo cual tendían a lanzarse hacia adelante.  Esta tendencia fue exacerbada por el hecho de que siempre paseaban con correas extensibles de manera que estaban acostumbradas a caminar a una buena distancia por delante de la persona que las llevaba. Siendo pinschers con una tendencia natural a lanzarse ante el más mínimo estímulo, este comportamiento resultaba muy incómodo.

El primer paso fue cambiar sus arneses y ahora usan arnés con un punto de enganche en la espalda y otro en el pecho. El segundo paso fue eliminar las correas extensibles, sustituyéndolas por correas de doble enganche. El cambio se notó desde el comienzo.

El tercer paso fue introducir la técnica de "peinar" la correa para animarlas a permanecer cerca de la persona pero sin tirones y sin "ahogarlas". Esta técnica está resultando ser muy eficaz  de  forma que ahora caminan más tranquilas junto a la persona.

Evidentemente de vez en cuando les llama poderosamente la atención algún acontecimiento durante el paseo y en estos casos alternando las señales alternas en cada lado de la correa me permite atraer de nuevo su atención para que puedan seguir el paseo con calma.

Estas técnicas utilizadas "in vivo" por decirlo de alguna manera son reforzadas por sesiones muy cortas de trabajo de pista utilizando el laberinto y un slalom.  Más adelante cuando haga menos calor se ampliará el repertorio de la pista. Así, trabajando con cada una de forma individual, pueden ir aprendiendo y asimilando las ideas de lo que se pretende de ellas.

Una cosa muy valiosa fue que durante unos días pasados en la montaña pudieron correr libremente sin correa.  Estando en un entorno desconocido con infinidad de olores muy interesantes las dos perritas pudieron disfrutar por primera vez de una libertad sin los requerimientos y las limitaciones de la vida urbana. Responden muy bien a su nombre, por lo que acudían a la llamada. Seguramente también aprendieron de Sasha que está acostumbrado a andar suelto y sabe gestionar esta libertad mianteniendo una distancia prudencial. En mi opinión, esta experiencia les permitió aprender a gestionar su libertad y a ser responsables de su propio comportamiento. Los frutos se han cosechado a la vuelta porque caminan mejor y más sosegadamente que antes con la correa puesta.

En cuanto a la zoofarmacognosis, siguen aceptando una gama de aceites tales como la hoja de violeta, mimosa, jazmín, lúpulo e incienso, pero la ingestión del aceite de cáñamo por parte de Ophelia se ha detenido.  Un día Miranda tuvo una reacción muy interesante ante dos aceites que no se le habían ofrecido anteriormente, el loto rosado y élemi.  Al olfatear el aceite de loto emitió un suspiro largo y profundísimo, y con el aceite de élemi su respiración ralentizó de manera notable.

La educación de la dos niñas se ha iniciado y creo que va por buen camino. Será un viaje interesante.

sábado, 20 de junio de 2015

El Reencuentro


Ayer Miranda regresó a casa.  Llevé  a su mamá, Ophelia, a la consulta veterinaria para que se encontrasen en terreno neutro. Fue interesante todo el proceso.

Cuando  llegó la veterinaria con Miranda, se olieron las dos perritas, primero investigación inguinal y después anal. Luego Ophelia le colocó la cabeza encima del hombro de la hija. Las dejamos sueltas en la consulta para que tuvieran la libertad de alejarse o acercarse.  Miranda estaba más nerviosa y  tímida y se mostraba un poco insegura. Lo que más quería era acercarse a mí.

En el coche viajaron las dos tranquilamente dentro del transportín grande.  Al llegar a la casa, Miranda se lanzó a explorar el jardín y todos los rincones que recordaba perfectamente. Sasha se acordaba de ella y se mostraba interesado por lo que habría que pensar que posiblemente hubiera un olor residual.

Para que se entretuvieran, les dimos un hueso a cada uno pero cada cual estaba más interesado en el huesoajeno.  Al principio Sasha estaba más preocupado por Miranda, pero después de unos minutos se llevó su hueso a un cuarto, cosa atípica en él porque siempre prefiere comer sus huesos sobre el cesped, pero ese espacio lo estaban acaparando las dos perritas.

Ophelia y Miranda se observaban mútuamente y fue curioso ver su comportamiento.  Ophelia quiso montar el borde de la cama y Miranda en una ocasión quiso montar a su madre quien, evidentemente, ya no olía como antes despues de la esterilización. Antes siempre dormían juntas en la misma cama pero ayer se mantuvieron separadas en todo momento.

Para ayudarlas a buscar un nuevo equilibrio les puse un medio vendaje a los tres y a partir de ese momento empezaron a relajarse.

Por la tarde les hice una sesión de zoofarmacognosis a las dos perritas.  Miranda, que se había interesado tanto por los aceites de rosa cuando estaba en celo, no quiso ni verlos ayer. Los aceites que eligió con gran entusiasmo e interés fueron incienso y manzanilla.  Luego se durmió.  Después se mostró un poco interesada en el aceite de mimosa, pero no demasiado, y sobre todo hoja de violeta - lógico en vista de los cambios - que olfateó dando muchas y muy variadas señales de apaciguamiento. El último aceite que eligió fue el de sándalo y luego se levantó y se fue.

Ophelia, por su parte, eligió hoja de violeta, ylang ylang y lúpulo.  También en estos días sigue tomando aceite de salvado de arroz.

Por la tarde se acomodaron cada una en un lugar y durmieron en el mismo cuarto por la noche.

Esta mañana amanecieron tranquilas y los tres parecen haber encontrado su lugar.  El comportamiento con el hueso de hoy fue totalmente distinto: cada uno se llevó el suyo a un lugar y se lo comió tranquilamente sin preocuparse de los demás.

Ophelia y Miranda  han vuelto a dormir juntas en la misma cama y Miranda parece estar aprendiendo de su mamá un comportamiento más respetuoso con las gatas ya que, durante la ausencia de Miranda Ophelia había establecido una relación de respeto  mutuo con ellas.

Esta experiencia demuestra la importancia de lo que a nosotros nos pueden parecer cosas insignificantes, el cambio de olor (que nosotros ni percibimos), una ausencia corta para nosotros pero que ha supuesto la oportunidad de buscar cierto grado de independencia de la madre. Los reajustes han sido importantes pero han sabido manejarlos para encontrar un nuevo equilibrio.

martes, 16 de junio de 2015

Aprovechando las Oportunidades ...


El día que volvió Ophelia después de la intervención quirúrgica, las gatas no tardaron mucho en percatarse de que sus facultades estaban disminuidas. En seguida volvieron a ocupar espacios que habían abandonado desde la llegada de las dos minis. Mamá gata se tumbó en el respaldo del sillón y Chaia empezó a caminar con tranquilidad por sus fueros. La más joven, que había adoptado la estrategia de huir desde la mañana a la noche, decidió que podía regresar a casa antes y así lo hizo.

A medida que Ophelia se ha ido reponiendo y recuperando sus bríos de siempre, las gatas no han cedido el terreno recuperado, aseguradas, creo yo, por el hecho de que Ophelia no se movía con tanta rapidez como antes. Por su parte, Ophelia ha aprendido que, si mantiene una pequeña distancia y no intenta correr tras ellas, las gatas no la van a importunar tampoco.

Ahora veremos cómo se desarrolla el panorama cuando vuelva Miranda.

lunes, 15 de junio de 2015

Obsesión con la Comida


Desde que fue rescatada se ha podido observar que Mamá Ophelia está obsesionada con la comida.  Es de suponer que este comportamiento esté relacionado primero con los embarazos sucesivos y después con el hecho de haber sido abandonada con una cachorrita que todavía se amantaba.

El cubo de la basura era un atractivo constante y no se podía dejar en el suelo sino que había que colocarlo sobre una superficie elevada. Además, en presencia de cualquier comida o incluso al oir el ruido de un pquete o envoltorio que pudiera tener comida, daba nos saltos tremendos hasta el punto de alcanzar las encimeras de la cocina o la mesa del comedor.

Cuando llegó a mi casa manifestaba los mismos comportamientos, por lo que me planteé dos temas.  La primera consideración fue l de plantear una posible carencia nutritiva ya que su alimentación era comida seca y, como hemos visto en varios seminarios de zoofarmacognosis, muchos animales cuya alimentación se limita a la comida seca han elegido aceites grasos con un valor nutritivo importante.

El segundo aspecto a tener en cuenta era comportamental. ¿Qué medios se podrían poner en marcha para evitar que "aspirase" la comida, casi atragantándose?

Por lo tanto, la manera de abordar este problema está siendo doble. Decidí introducir comida natural sin, en un principio, eliminar su comida seca. Ahora come carne, pollo, verdura, huevo y otros alimentos en su plato con "obstáculos" para ralentizar la ingestión de la comida; este plato ya lo tenía. A esta comida  añado aceite de oliva con lo cual la comida se pega más al plato y Ophelia debe hacer un mayor esfuerzo para comerla, aparte del valor nutritivo de este excelente aceite.

Antes de permitir que alcance el plato de comida, lo coloco en el suelo y le hago unos TTouches en las orejas para tranquilizarla. Luego esparzo unas bolitas de comida seca en una bandeja con pelotitas de plástico. Así, después de comer la comida "de verdad"  se entretiene buscando la comida seca entre las pelotitas.  Con estas estrategias se ha conseguido que, en vez de terminar la comida casi antes de que los demás comiencen, ¡ella es la última en terminar!

Buscando la comida entre las pelotitas
La otra ventaja de este cambio de régimen es que a pesar de que come bastante más que antes, ha adelgazado y ahora está en su peso. Además, ha dejado de interesarse por el cubo de la basura y, aunque la comida sigue siendo un atractivo muy fuerte para ella, no es el centro de su vida y no se excita tanto ni muchísimo menos, lo cual me da que pensar que efectivamente carecía de sustancias nutritivas.

El aceite que más le está llamando la atención y elige con mayor frecuencia es el de salvado de arroz que es un excelente antioxidante, con un alto contenido de vitamina E, apoya el sistema inmune y el sistema cardiovascular, lo cual es importante si recordamos que Ophelia tiene un soplo. La otra sustancia que elige es la spirulina que, como sabemos, es un "superalimento" con una amplia gama de propiedades.

Creo que se ha hecho un buen comienzo y seguiremos en la brecha ...

domingo, 14 de junio de 2015

La Importancia de una Buena Base



A lo largo de estos días en que se producían tantas incidencias con el celo de Miranda y la esterilización de su mamá, Ophelia, me di cuenta - si es que necesitaba que me lo recordaran - de la importancia de establecer una buena base con los animales que comparten nuestra vida, tanto desde el punto de vista comportamental como emocional.

Desde pequeñito Sasha, mi beardie, había aprendido unos comportamientos básicos para su propia seguridad y para facilitar la convivencia.  Cuando era cachorro padecía una severa ansiedad por separación por lo que le tuve que dedicar mucha atención y sacar provecho de todas las terapias a mi alcance. Como es lógico, tanto el TTouch como la zoofarmacognosis ocuparon un lugar privilegiado y destacado en todo este proceso.

En los últimos días he dado gracias por haber hecho ese esfuerzo, porque he podido cosechar los beneficios de él.  A pesar de estar rodeado de hembras en celo, tiene tan arraigadas sus enseñanzas que respondía a las peticiones y cumplía con lo requerido - a veces con una mayor demora de lo normal (que lo comprendo), pero lo hacía.

Cuando se preparaba la comida se tumbaba en su cama como siempre y esperaba hasta que se le llamara sin correr detrás de las perras. Al salir del auto, se sentaba y esperaba como siempre para ser "liberado". Acudía cuando se le llamaba y obedecía cuando se le decía que "dejase" a las perritas, lo cual, hay que reconocerlo, requiere una enorme fuerza de voluntad.

En todas estas "pequeñas" cosas me ha facilitado mucho todo el proceso de gestionar la situación tan difícil que se me había presentado, pero mi mayor  satisfacción ha sido el poder comprobar que debido a las técnicas de TTouch y de la zoofarma, él mismo ha sido capaz de encontrar ese espacio interior de tranquilidad que tanto había trabajado para conseguir.  Con su vendaje puesto era capaz de relajarse y el trabajo corporal ayudaba a gestionar momentos de mayor dificultad.  Con sus aceites encontraba un espacio de calma y algunos aceites le ayudaban a gestionar la situación hormonal.

Creo que semejante logro no tiene precio. Al fin y al cabo lo que buscamos siempre es enseñar a nuestros compañeros que existe un lugar de tranquilidad. Cuando hayan experimentado ese espacio una vez les resultará más fácil encontrarlo de nuevo, y cuantas más oportunidades les ofrezcamos para que entren en él, más ancha será la puerta de entrada.  

Les puedo asegurar que cuando surjan los momentos de dificultad, ¡se alegrarán de haber hecho esta inversión de tiempo, paciencia y dedicación!

jueves, 11 de junio de 2015

Los retos que nos lanza el Universo

 
A veces nos preguntamos por qué tienen que ocurrir ciertas cosas. A  veces nos vemos desbordados por los acontecimientos. En las últimas semanas ciertamente me lo he preguntado bastante a menudo al verme en una vorágine que no estaba en mis planes.

Una de mis más queridas amigas, una mujer joven de unos 40 años, tiene cáncer y parece que está ya en la última fase. Eso ya de por sí es un acontecimiento impactante por dondequiera que lo miremos. Las cosas se complican cuando, tras meses de buscar un nuevo hogar para las dos perritas que ella rescató hace algún tiempo, la búsqueda no dio frutos.

¡Feliz descanso!
Las dos perritas, pinschers miniaturas, madre e hija de 8 y 3 años, fueron abandonadas por el propietario anterior que había utilizado a la mamá para criar camada tras camada.  Marchó dejándolas abandonadas en el jardín de la casa donde vivían. Cuando la agente inmobiliaria fue a visitar la propiedad las encontró. Al no poder tenerlas ella, mi amiga les ofreció un hogar de acogida que se convirtió en permanente.

Ahora, bajo las circunstancias actuales, se había hecho urgente encontrarles una nueva familia.  Sólo surgió una oferta pero la señora ya tenía cuatro perros más y una de las hembras tuvo un ataque de histeria cuando llegaron las "intrusas".  Más tarde nos dimos cuenta de por qué.

Ante esta situación no quedaba más remedio que traerlas a casa porque mi amiga ya no está en condiciones de cuidar de ellas. Sasha, mi perro, las aceptó de muy buen grado. De hecho en esgtas ocasiones  aflora más que nunca la nobleza de su carácter y su generosida.  ¿quieren ocupar mi cama?  De acuerdo.  ¿Quieren probar mi comida?  Adelante ... 

Las gatas no las aceptaron tan bien: cada una reaccionó de manera diferente. A Mamá gata no le gustaba que corrieran tras ella así que se postó  detrás de la puerta de entrada y una mañana cuando entraban les dio un buen zarpazo que sentó muy claramente las bases de su relación futura.  Chaia, la otra gata, decidió que nadie la iba a expulsar de su sillón, de manera que se mantuvo firme pero adoptando una postura discreta para no llamar la atención. La hija de mamá gata, que es bastante tímida, optó por marchar por la mañana temprano y no regresar hasta la noche cuando anunciaba su retorno subiendo a la ventana para que se le abriera la puerta. Son un encanto pero, claro, sus movimientos tan rápidos y stacatto  son completamente distintos de las cadencias fluidas de un collie barbudo que, incluso en sus momentos bulliciosos, es ritmico

Todo iba encaminándose bastante bien hasta que sobre el cuarto día después de su llegada me di cuenta de que a Miranda, la hija, le estaba empezando el celo. ¡Cielos! Creíamos que estaban esterilizadas.  Ahora comprendimos por qué la perra de la otra señora se había alterado tanto. De hecho Sasha se había mostrado bastante interesado desde su llegada pero pensé que simplemente se trataba de que eran nuevas y había que investigarlas. ¡Pero no!

Así empezó una semana colmada de estrés, tanto para Sasha como para mí - sola en casa intentando manejar la situación con las gatas, una perra en celo y un macho abrumado por los olores que lo rodeaban.

Contacté de inmediato con su veterinaria para concertar cita para la operación de Mamá, Ophelia. Me informo que tenía un soplo que, aunque asintomático, estaba ahí - un factor de riesgo considerable.  La cirugía sería el lunes.  El domingo por la noche vi que Sasha empezaba a estar muy interesada en ella y a la mañana siguiente vi una manchita de sangre. La veterinaria, una mujer magnífica, que ofrece, además de la medicina alopática, toda una gama de terapias alternativas, era reacia a intervenir pero, dadas las circunstancias, optó por ir adelante.  Afortunadamente salió todo bien y Ophelia se está recuperando a marchas forzadas.

Ese mismo día la veterinaria se convirtió en mi ángel de la guarda porque se ofreció a tener a Miranda en su casa hasta que se le acabase el celo ya que su perra también estaba en celo en estos días.

A pesar de todo el estrés, esta situación me brindó la oportundiad de comprobar una vez más la eficacia de las terapias, tanto de TTouch como de la zoofarmacognosis.

Cuando llegaron a la casa Ophelia empezó a tomar hipérico (40ml al día) y además elegían las dos aceite esencial de neroli y de mimosa.

Los primeros días les puse a todos los tres un medio vendaje que ayudó a tranquilizarlos.  También recibieron su sesión de TTouch.  Se notaban puntos calientes en las orejas, y con el comienzo del celo y después de la cirugía calor en la zona lumbar y sacral.

Miranda también elegía neroli y mimosa además de sándalo (Es sensible a los ruidos) e incienso (Es bastante miedosa). Con el comienzo del celo eligió rosa, tanto otto como absoluto, geranio y salvia sclarea - una seleciión muy clara y contundente. También eligió vainilla y se durmió profundamente con unos ronquidos sonoros.

La noche después de la cirugía Ophelia eligió abedul y gaulteria porque seguramente sentía alguna molestia y posiblemente con algún dolor.  Después eligió mimosa (Hay que tener en cuenta que falta su hija de la cual no se había separado nunca).  Desde la intervención quirúrgica no ha querido tomar más hipérico. Esta mañana vi alguna mancha de suero donde había dormido así que eché aceite esencial de aquilea sobre la herida que está sana y limpia.

Los olores contradictorios que emanaban de Ophelia tras la operación ya empiezan a remitir con lo cual Sasha puede encontrar de nuevo su tranquilidad. Seguramente habrá algún revuelo cuando vuelva Miranda, pero con la ayuda de TTouch y zoofarma se encontrará la tranquilidad de nuevo.

lunes, 11 de mayo de 2015

martes, 7 de abril de 2015

TTouch Exótico

George, el pitón dorado, y Mary, hembra de pitón

 Nigel, la cacatúa, tiene 38 años

Indy, la  guacamaya


La semana pasada tuve la oportunidad de hacer de asistente para Sara Fisher en un curso de TTouch en Inglaterra donde siempre se dedica un día a TTouch para animales exóticos - pitones, tarántulas, lagartos, guacamayos, cacatúas, entre otros.  En la foto vemos una sesión de TTouch para Mary, la hembra de pitón, y George, el pitón dorado.